Metabolismo Energético

Metabolismo Energético.

El metabolismo energético es el conjunto de reacciones químicas mediantes los cuales las células oxidan los nutrientes para obtener energía.

El organismo necesita energía simplemente para mantenerse vivo. En estado de reposo el cuerpo gasta energía en las funciones vitales tales como el latido cardíaco, la respiración, mantenimiento de la temperatura corporal, regulación del pH…

Esto es lo que se conoce como metabolismo basal y requiere ¾ partes de la energía que consumimos y depende de diversos factores tales como la temperatura exterior, la edad, el sexo, y la composición corporal. La masa muscular es la parte más activa del cuerpo, siendo la que más gasta incluso en reposo.

Quema más grasa en tu entrenamiento 

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 15.23.58

Por tanto, a mayor cantidad de masa muscular mayor será la energía consumida y por tanto, más elevado es el metabolismo basal.

El metabolismo basal disminuye con la edad, desde los 20 años y de forma progresiva, a temperaturas elevadas, y en fallos hormonales como el hipotiroidismo.

El gasto energético son las calorías consumidas durante el desarrollo de una actividad física debido al gasto de las fibras musculares para generar el movimiento a través del proceso de contracción.

Los sustratos energéticos que utiliza el músculo provienen bien de las reservas del organismo o bien de la ingesta de alimentos, y su utilización depende de dos factores:

INTENSIDAD y DURACIÓN del ejercicio

Las principales fuentes de energía del músculo son las grasas y los hidratos de carbono, las conocidas como moléculas energéticas, y por una pequeña parte de las proteínas, moléculas estructurales ya que su principal función es construir músculo.

En la siguiente tabla vamos a  ver los diferentes tipos de metabolismo energético que hay y cómo y en qué condiciones se dan.

Vías energéticas

Durante ejercicios de alta intensidad y corta duración (carreras cortas 400/800 m., pruebas natación, sprint final, etc), los depósitos de glucógeno muscular almacenados, y la glucosa sanguínea son las principales fuentes suministradoras de energía, mediante el sistema anaeróbico. A medida que la intensidad del ejercicio se reduce y aumenta su duración (marcha, maratón, esquí de fondo), las grasas se convierten en la principal fuente de energía, a través del sistema aeróbico. A pesar de la importancia de las grasas los hidratos de carbono siguen siendo muy importantes, sobre todo al principio de la prueba ya que el cuerpo tarda un rato en empezar a utilizar la energía de las grasas.

No olvides la importancia de una correcta hidratación

El consumo de carbohidratos durante el ejercicio de larga distancia, suministra glucosa a los músculos, lo cual te ayuda a evitar la fatiga asociada con la depleción de glucógeno y a mantener el rendimiento en el ejercicio.

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 15.27.23

Los carbohidratoss son la fuente más accesible de energía durante el ejercicio, aunque sus reservas son limitadas. En ejercicios de más de 1hora de duración es probable que se agoten las reservas y se comiencen a utilizar las grasas como fuente de energía, Para mantener la intensidad o ritmo de carrera deseado debemos seguir ingiriendo hidratos de carbono.

La grasa es menos accesible durante el ejercicio, especialmente durante ejercicios de alta intensidad.

Sin embargo, el suministro de grasa es relativamente ilimitado, y el entrenamiento de resistencia consistente mejora la capacidad del cuerpo para utilizar la grasa como fuente de energía, ahorrando el glucógeno muscular y permitiendo trabajar más tiempo.

¿Qué comer antes y después del entrenamiento?

Es importante tener en cuenta que aunque una fuente prime sobre las demás en un determinado momento, tanto los hidratos de carbono como las grasas y las proteínas están suministrando energía de forma constante.

 

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escríbenos